El sábado pasado en la multimillonaria pelea en las dunas de Riad, Araba Saudita. Se realizo una revancha catalogada como aburrida, con un Joshua mucho mas delgado, restando una buena parte de su conocida masa muscular, dando vueltas en el ring y lanzar su jab repetidamente a Andy Ruiz, con mucha movilidad, amagues y ocasionales derechas explosivas, que si bien perturbaban a Ruiz, en no eran suficiente para un nocaout espectacular. Esta fue la clave de la pelea, desde su derrota en junio pasado, Joshua sencillamente abandono la idea una victoria por Ko.

Andy Ruiz demostró sobre el ring, su velocidad de manos y pegada suficiente como para noquear al británico. Esta vez se “pensó” en una estrategia para ganar sin exponerse a la pegada e Ruíz. Digo “pensar”, porque se planifico una pelea defensiva y sin grandes intercambios, que claramente son fatales contra alguien que lleva 20 kilos mas. Se creó una estrategia para ganar de manera efectiva, basada en la técnica de boxeo y no en la fantasía de un intercambio colosal que solo hubiera terminado con Joshua en la lona, totalmente desacreditado y arruinado, de por vida.

Por otra parte Ruíz, tuvo el mismo tiempo que Joshua para ajustar su técnica y planteamiento táctico, para enfrentar una pelea tan importante (cuatro títulos mundiales en juego, AMB, OMB, CMB y IBO), pero cayo en la maldición de los campeones sorpresa del peso pesado. Es una historia de larga data, la existencia de campeones sopresivos que derrotan a una gran figura del boxeo y en la revancha pierden miserablemente. Desde 1938 existen casos registrados, Max Schmeling vs Joe Louis (1938), Ingemar Johanson vs Floyd Paterson (1960), Buster Douglas vs Mike Tyson (1990), Oliver McCall vs Lenox Lewis (1997). Todos campeones que derrotaron al mejor del momento y en la revancha fueron brutalmente noqueados, o salieron en medio de shows ridículos como McCall quien protagonizo el incidente mas extraño del boxeo mundial, cuando en 1997 se puso a llorar en el quinto asalto en su revancha contra Lenox Lewis, y se alejo corriendo del ring, en medio de una crisis de angustia por abstinencia. Ruíz se sumo a esa poco selecta lista de campeones de una defensa, que lo perdieron todo por la euforia del momento, hizo comerciales con todo tipo de golosinas y hasta hizo circular el rumor que llegaría con mucho menos peso. Pero llego !con 7 kilos mas¡

Finalmente Joshua ganó adaptándose, reconociendo sus puntos débiles y sobre todo haciendo uso del boxeo, que es una ciencia con mas de 300 años de desarrollo en su historia reciente.

¡AYUDANOS A SEGUIR INFORMANDO SOBRE EL BOXEO NACIONAL E INTERNACIONAL! Para hacerlo puedes realizar una donación o promocionar tu marca en nuestro sitio. Puedes conocer detalles de todas estas alternativas pinchando este enlace: DONACIONES. Ojalá podamos contar con ustedes, ya por el solo hecho de leer este mensaje les estamos profundamente agradecidos.

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Your email address will not be published.