Comparte

Uno de los problemas constantes en el entrenamiento de boxeo, es equilibrar el entrenamiento físico y la técnica y una vez logrados estos aspectos básicos, poder entregar las herramientas básicas para dar contundencia al golpe, durante el combate. Visto así un plan de entrenamiento a tres meses, debe priorizar en el primer mes el acondicionamiento general y el segundo mes el trabajo de fuerza máxima, llegando a las semanas 6-9 con un entrenamiento de potencia.

Ahora bien el entrenamiento con sobre cargas (pesos) puede ser tanto como  perjudicial como benéfico, si analizamos el porcentaje de KO en los juegos olímpicos es bajo y gran parte de los combates se definen por puntos, lo que quiere decir la velocidad, precisión y contundencia son necesarios. El desarrollo de la potencia en el boxeo, debe estar trabajado en mayor medida, ejercicios de orden balístico, con pesos inferiores de 3 a 8 kilos, dependiendo el peso del deportista. En este caso los lanzamientos con balón medicinal, con diversos agarres que imiten la técnica del golpe. Por Ejemplo el lanzamiento de un balón con la misma biomecánica que un golpe recto, o un saque de fútbol o pase de basquetbol, enfatizando la participación de los deltoides, pectorales, bíceps y tríceps.

En el entrenamiento de la potencia, lo importante debe ser la velocidad de ejecución, y la utilización, de implementos como balones medicinales, bandas elásticas y sacos de boxeo o escudos de golpe. Los tiempos trabajo deben ser reducidos, en intervalos de 30 segundos con 30 de descanso entre repetición y 3 a 4 min entre ejercicio, de esta forma recuperar de forma adecuada, sin sobre cargar los músculos. Los trabajos de potencia pueden ser dos o tres veces a la semana, pero deben aplicarse, después de un programa de fortalecimiento general. En el boxeo el uso de balones medicinales de varios pesos, presta una valiosa ayuda a la hora generar mayor contundencia en los golpes, en este sentido el entrenamiento de potencia debe ser focalizado a los boxeadores que más necesiten este tipo de trabajo. Uno de los factores que más perjudica el entrenamiento, muchas veces es la falta de tiempo en el boxeo amateur,  así mismo debemos priorizar por etapas los diversos trabajos, manteniendo en una primera etapa, el acondicionamiento general y pasando durante la 6 o 8va semana a trabajos específicos, que siempre trabajen de forma combinada la fuerza, explosividad y resistencia muscular, tan necesaria en el boxeo[1].

[1] Bomba, Periodización del entrenamiento de fuerza. Ed Paidotribo 2006. P. 88