Matias Águila, salto el año pasado al boxeo profesional, luego de una larga carrera en el kick boxing, con un record un tanto engañoso, (2-3-1), ya que dos de sus derrotas han sido ajustadas y otra por un accidente inesperado. Este año ha sido el momento de su salto en el boxeo profesional.

 En Castro fui testigo de su combate contra Nazareno Tobio (1-0-4), un empate contra un rival intenso, que presionaba hasta el punto de conseguir un empate de visita. El año 2019 llego su momento, la victoria inesperada, con un implacable nocaut contra Gerardo Mellado, un boxeador de solida pegada y buen boxeo, a mediados de año, una espectacular pelea contra el ruso Joseph Cherkhashyn, en Casino Montichello.

Desde 2018, la irrupción de una nueva generación de medianos dio vida a esta categoría, que estuvo un tiempo estancada desde 2016 cuando Mirko Manquecoy (8-7-1) venció a Alderete para capturar el título nacional mediano. Los nuevos exponentes como Joseph Cherkhashyn (4-0-0) con una dilatada carrera en el boxeo amateur y Matías Águila, han traído la explosividad, velocidad y técnica a una categoría que parecía estar relegada a los bolados de derecha de manera inalterable.

Mañana en Castro después de 14 años, desde la pelea de Juan Carlos Alderete vs Oscar Benavidez Muñoz, volverá a pelearse un título nacional de boxeo profesional, Matías Águila tiene la posibilidad de cerrar el año con un título y también para su entrenador Santiago Cárdenas, quien este año se llevó los laureles en el nacional femenino con su pupila Stefania Berrueta, con una espectacular presentación en los 51 kilos.

La nueva generación del boxeo en Chiloé, está avanzando en términos de entrenamiento y orígenes, ya que la formación de base de Matías Águila y Santiago Cárdenas tiene relación con el kick boxing. Mañana en Castro, choca la tradición casi fundamentalista del boxeo, representada en un experimentado Mirko Manquecoy, que viene de un brutal nocaut en Argentina, durante el año pasado a enfrentarse a Marcelo Coceres, con graves falencias defensivas ante un muy superior rival trasandino que de hecho peleara con Billy Joe Saunders en noviembre, por el título mundial súper mediano de la OMB.

En torno a argumentos boxeriles, Águila tiene la ventaja de alcance, rapidez y energia respecto a su juventud. Las peleas con el “ruso” le han dado la experiencia necesaria para un combate titular. Esta pelea también representa una prueba para dar dinamismo y nuevos desafíos para el futuro de la categoría, en lo que sería una esperada trilogía contra Joseph Cherkhashyn, quien en estos momentos se prepara para el selectivo olímpico de Buenos Aires en 2020.

La clave para Águila este 2019, ha sido confiar en los procesos, arriesgarse a perder como parte de su crecimiento boxeril y buscar desafíos reales. Sabemos que lamentablemente nuestro país debido a su reducido circuito de boxeo profesional y los factores geográficos, hacen difícil en términos económicos encontrar rivales que presenten un desafío competitivo.  A pesar de estas dificultades ha sido uno de los buenos años para la categoría de medianos en Chile.

Leave a Reply

Your email address will not be published.