Después de decirse de todo y de mandarse mensajes nada amistosos durante la conferencia previa de UFC 196, los protagonistas del combate estelar, Conor McGregor y Nate Díaz encendieron los ánimos y terminaron en una pequeña bronca que por fortuna fue controlada.

Todo comenzó cuando llegó el careo en el David Copperfield Theatre, el irlandés se colocó en una posición normal, pero el estadounidense se puso en guardia con el brazo más estirado de lo normal y justo cuando el presidente de UFC, Dana White, les indicó que era suficiente, McGregor golpeó la mano de Díaz.

Lo anterior prendió a Díaz, que fue detenido por White, mientras un guardia de segudidad contenía a McGregor. La confusión reinó durante algunos minutos, pues en la bronca intervinieron miembros de los staffs de ambos peleadores.

El hermano de Nate Díaz, Nick se encaró con el coach de striking de McGregor Owen Roddy y los empujones aparecieron en el escenario, pero afortunadamente reinó la cordura y ambos peleadores fueron sacados del lugar.

Entre los aficionados los gritos de ‘pelea, pelea’ y los abucheos para unos y otro aparecieron de inmediato. Los ánimos están encendidos y todavía falta que se vean una vez más, al final de la ceremonia de pesaje.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.