Comparte

El “Huracán” que arrasa cuando pasa Omar Narváez por un ring parece estar quedándose sin potencia. El argentino fue en busca de una hazaña a Belfast, la capital de Irlanda del Norte, pero terminó protagonizando una mala pelea y cayó por decisión unánime ante el sudafricano Zolani Tete.

El argentino tenía la intención de alcanzar una hazaña: ser el primer argentino de la historia en conquistar tres títulos mundiales tras haber ostentado en el pasado los cinturones en los pesos mosca (hasta 50, 800kg) y supermosca (hasta 52, 163kg).

Sin embargo, permaneció de pie los 12 rounds ante el africano, pero estuvo lejos de hacerle fuerza para quitarle la corona de campeón mundial gallo (hasta 53, 525kg) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y escuchó el fallo de los jueces que dictaminaron la victoria de su rival por fallo unánime.

A los 42 años, Narváez se había ganado la posibilidad de disputar el título mundial tras haber vencido por nocaut en la eliminatoria previa al ruso Nikolai Potapov en el Estadio de Obras Sanitarias en el mes de octubre del año pasado.

Su rival llegó con todas las condiciones para ser el máximo candidato. Es 12 años menor y, además, ostentaba una notoria diferencia de altura: el africano mide 1,75 metros; mientras que el hombre de Trelew 1,59 metros.

También se pusieron sobre la mesa los récords personales, aunque el nacido en Trelew podrá decir que fue uno de los pocos en disputar la totalidad del pleito ante el noqueador sudafricano.

Tete ganó su 27ª pelea, teniendo en cuenta que 21 de ellas las determinó antes de la campana (además suma 3 derrotas). El argentino, que deberá definir si finalmente se retira de la actividad, suma 48 combates triunfales –25 antes del límite–, empató en 2 presentaciones y perdió otras 2.

El “Huracán” es el boxeador con más defensas mundiales de la historia de Argentina, al haber revalidado 16 veces el cinturón en la categoría mosca y superado la marca del legendario Carlos Monzón (14). Además, como supermosca permaneció con el título durante otras 11 batallas. En total, estuvo invicto durante 10 años, 10 meses y 21 días.