Oscar De La Hoya dice que Saúl Canelo Álvarez ha renunciado a negociar una revancha contra el campeón de peso mediano Gennady Golovkin, y ahora están buscando armar una pelea contra el ex campeón de la FIB de peso medio Daniel Jacobs para el 15 de septiembre. Golovkin no volvería después de la división de 50-50 que estaba pidiendo para enfrentar al Golden Boy, promovió a Canelo Alvarez (49-1-2, 34 KOs).

Fue Canelo quien dio positivo dos veces por la sustancia prohibida clembuterol, causando la cancelación de la revancha del 5 de mayo, y un costo de millones de GGG. Canelo recibe una suspensión de 6 meses por parte de la Comisión Atlética del Estado de Nevada, y sin embargo, De La Hoya se niega a negociar.

No va a suceder“, dijo De La Hoya sobre la solicitud de Golovkin de una división de 50-50.

Suponiendo que De La Hoya esté diciendo la verdad sobre Canelo, significa que va a estar negociando con el promotor de Jacobs, Eddie Hearn, de Matchroom Boxing USA, para intentar llegar a un acuerdo. Golden Boy podría descubrir rápidamente que Hearn no es tan fácil de trabajar cuando se trata de negociar y es uno de los promotores más poderosos de Europa, no es el pobre representante de Golovkin a quien pueden obviar cuando quieran.

Por otra parte, Golovkin queriendo una división 50-50 parece haber irritado a De la Hoya, ya que estaba molesto por eso, diciendo que es “absurdo” y “ridículo” que GGG estuviera pidiendo ese tipo de división. Golovkin estuvo bien al tomar la división más pequeña en 70-30 para su pelea en septiembre pasado. Fue solo después de que Canelo dio positivo dos veces por clembuterol que se molestó mucho y pidió una división más alta para la revancha.

La imagen que queda sobre Canelo, es que está escapando, de una revancha la cual moralmente debe, ya que esta no se llevó a cabo en mayo producto de su doping positivo y que a GGG quien es el multi campeón peso medio no se le quiere pagar lo justo.  A pesar de todo lo moralmente reprobable que pueda ser todo esto, hay algunos factores, que se deben tomar en cuenta. Por un lado, Golovkin tiene la parte más débil de la negociación ya que Tom Loeffler su manejador es una persona pobre y sin influencias, sumado a esto ya sea bajo un 70-30 o menos, las ganancias que podría tomar de una pelea con Canelo serían las más grandes de su carrera. Para Golovkin todo esto es un Big Drama Show, el mejor peso medio del planeta, sin capacidad de negociar y solo esperando los caprichos de De la Hoya y sus esbirros.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.