Comparte

Oscar De La Hoya, anunció con orgullo la noticia de que Saúl Canelo Álvarez ha firmado un contrato para pruebas durante todo el año con pruebas VADA. De La Hoya obviamente está contento, ya que ahora Canelo puede demostrar que no es un atleta dopado. Claramente, ni siquiera debería tener que preocuparse por el doping si, fuera un atleta que cumpliera con todos los requisitos. Pero De la Hoya, necesita validar a su mejor estrella.

Para Canelo esto es positivo, ya que, ahora que está inscrito en pruebas de drogas durante todo el año. Es probable que consiga la revancha con Golovkin y el posible pago de $ 20 millones que va con eso, y puede cerrar muchas críticas dirigidas a él por los fanáticos. No pueden decir que no lo están probando y etiquetarlo como un tramposo de drogas, siempre y cuando continúe con una prueba negativa de PED.

Mientras Canelo esté libre de drogas, es una buena cosa que VADA lo pruebe durante todo el año. Sin embargo, Canelo aún está bajo un aura de dudas, existen rumores que Canelo hizo ciclismo con clembuterol antes de comenzar el campamento de entrenamiento para la pelea de septiembre contra Golovkin en 2017, y luego cosechó los beneficios en su lucha. Todo lo que sabemos es que Canelo dio negativo en las pruebas durante el campamento de entrenamiento y después de la pelea. Pero esto último solo está en el terreno de la especulación

Canelo recibió una suspensión de seis meses recientemente por dar positivo por clembuterol. No ha estado probando desde el mes pasado. Ahora que Canelo ha firmado con VADA, debería comenzar las pruebas pronto. Obviamente, Gennady Golovkin desearía que eso se haga de inmediato, porque es probable que sea él quien lo enfrentará en septiembre próximo.

A pesar del anuncio, De La Hoya y Canelo, no convencen a nadie, anunciar con bombos y platillos que se realizaran pruebas anti doping, es algo que no debería ser visto como una gran hazaña, digna de alabanzas. Sino como parte normal de los deberes de los deportistas de élite.

“Quiero hacerle saber que acabo de firmar el contrato con @Vada_Testing para las pruebas de todo el año”, dijo Álvarez en Twitter hoy.

Es difícil creer que las pruebas de drogas al azar no se requieren durante todo el año para todos los luchadores. En un deporte tan peligroso como el boxeo, uno pensaría que las pruebas serían necesarias para todos los luchadores los 365 días del año, porque las vidas están en riesgo. En el boxeo un doping, puede llegar a significar la muerte de quien no está drogado arriba del ring.

Canelo va a necesitar una prueba negativa durante mucho, mucho tiempo para que los fanáticos del boxeo se olviden de sus dos pruebas positivas de clembuterol y por el hecho de que tardó en inscribirse en las pruebas de VADA después de recibir su suspensión por Nevada.

Las pruebas de drogas aún no resuelven los problemas de las envolturas de manos que el entrenador de Golovkin, Abel Sánchez, tiene con Canelo. Sánchez dice que Canelo utilizó una técnica de apilamiento ilegal para sus manos en la última pelea contra GGG en septiembre pasado, que convirtió sus manos en yesos para la pelea. Aunque esta última mitología de Abel Sánchez, carece de sentido, lo cierto es que Canelo, aun que realizo una pelea espectacular, nunca pudo golpear a GGG con suficiente contundencia como para detener su ofensiva.

Sánchez dice que la técnica consiste en agregar capas y capas de cinta para hacer que la mano sea más gruesa. Sánchez dice que esta técnica no es legal. Aparentemente, es legal en el estado de Nevada, y ahí es donde tendrá lugar la revancha entre Canelo y Golovkin. Ahora bien, en defensa de Canelo, Abel Sánchez es conocido por sus declaraciones rimbombantes y carentes de sentido común, como cuando decía que Vanes Martirosyan, era un grandioso rival. En los próximos meses, veremos si “hay tiro” como dicen en México, para la famosa y trágica segunda parte de GGG vs Canelo. Por ahora solo esperar que el clembuterol solo sea un triste recuerdo