Comparte

El texano Jermell Charlo se robó la jornada de los Superwelters en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, al noquear en el primer episodio al retador obligatorio del Consejo Mundial de Boxeo, Erickson Lubin.

Con el cloroformo, Charlo opacó los triunfos de los otros campeones, el cubano Erislandy Lara y Jarret Hurd.

Charlo no dejó lugar a dudas de su supremacía ante Lubin y quedó listo para una pelea unificatoria.

Con su triunfo, Charlo llegó a 30 victorias para mantenerse invicto y llegar a 15 nocauts en su carrera, luego de finiquitar a Lubin a los 2:41 minutos del primer capítulo. El retador intentó reincorporarse dramáticamente, pero no pudo lograrlo y se quedó con marca de 18-1 con 13 victorias por la vía del cloroformo.

Lara, sin problemas ante Gausha

En el evento principal, Erislandy Lara expuso el cetro de la Asociación Mundial de Boxeo y luego de 12 asaltos en la división de las 154 libras, venció por decisión unánime al olímpico estadounidense Terrell Gausha, a quien envió a la lona en el cuarto episodio.

La afición comenzó a dejar la arena incluso antes de los rounds finales de la pelea que fue para el caribeño con tarjetas de 117-110, 117-110 y 116-111 para así mejorar su marca a 25-2-2 con 14 nocauts. Gausha se estancó en 20-1 y 9 cloroformos.

Hurd pone freno a Trout en 10

En la tercera pelea de campeonato mundial en las 154 libras, el campeón de la Federación Internacional de Boxeo, Jarrett Hurd, derrotó a Austin Trout luego de 10 episodios en un trepidante combate que dejó la lona caliente para el resto de la cartelera de Showtime en Brooklyn.

La pelea fue sorpresivamente competitiva, pues Trout mostró mucho corazón y a partir del cuarto asalto obligó a Hurd a intercambiar metralla, lo que elevó la adrenalina entre la afición, que consideró este combate como uno de los mejores del año.

Con este resultado, Hurd mejoró a 21-0 con 15 nocauts, mientras que Austin Trout se quedó con 30-4 y 17 fueras de combate.